ENAMORADOS DE LOS LABRADOODLE COBBERDOG

¡Bienvenidos a nuestra familia de Labradoodles Cobberdog!! Somos César y Mercedes, como enamorados de los perros en general y de los Labradoodle Cobberdog qué os vamos a decir: ¡Son lo mejor del mundo! Cariñosos, dulces, inteligentes, serviciales, honestos, y encima no se les cae el pelo y son hipoalergénicos. No se puede pedir más. La verdad es que son increíbles, con una capacidad de aprendizaje enorme y con un equilibrio muy bueno en el día a día; que quieres jugar a jugar, que quieres tranquilidad, tranquilidad. Ellos quieren que su papis y mamis sean felices por encima de todo.

Nuestra historia con los Labradoodle, aunque lo más correcto sería decir con los Labradoodle Australian Cobberdog, después os explicamos por qué!! Todo comenzó en un viaje a Australia, en aquel momento criábamos caniches toy… Íbamos a bucear en la barrera de coral y de paso ver los tiburones blancos Australianos… acabamos volviendo con dos preciosos Labradoodle Cobberdog a casa!! En aquel momento teníamos a Flora y a Petra, nuestras preciosas y buenísimos labradoras, pero con un pelo que siempre parecía flotar en el ambiente. Acortando la historia, el segundo día de buceo conocimos a Ken, el primer labradoodle que veíamos en nuestra vida: Era como Petra pero con el pelo rizado. Nosotros somos de esas personas que ven un perro por la calle y piden tocarlo, así que nos hicimos mejores amigos de Ken, que era el perro del responsable de centro de buceo. Nos enamoró. La vida es así de caprichosa y el papá de Ken, Félix, de ascendencia alemana, nos empezó a hablar de los labradoodle cobberdog: ¡¡Él Criaba!! Era increíble lo del pelo, porque hay que decir que el único de problema de nuestros labradores era ese, que ni con una Dyson conseguíamos que nuestra casa estuviera sin pelitos volando… 

Debo contar que en nuestra historia hemos tenido desde Teckel a Braco de Weimar a Boxer, Gran Danés, Cocker, Caniche Toy, Labrador, Golden… Yo de hecho quería ser veterinario y acabé siendo médico porque mis papis no podían pagar veterinaria que en aquel momento sólo había privada. 

Y los astros se juntaron, acabamos de vuelta en España con dos cachorros, un macho y una hembra preciosos. Ahí empezó nuestra historia. Fue todo sencillo y difícil a la vez, en aquel momento había bastante confusión, la nomenclatura de labradoodle estaba siendo sustituida, en los ejemplares que tenían pedigree por la de cobberdog, y nos costó mucho arrancar porque, la verdad, desconfiábamos de todo, o mejor dicho, queríamos ser tan pulcros que nos volvimos locos. 

Al año y medio estábamos de vuelta en Australia esta vez para quedarnos con Ken y aprender, de ballenas y tiburones sabíamos mucho, pero de cachorros de labradoodle no tanto y nos daban mucho miedo los cruces. Por aquel entonces habíamos decidido crear un paraíso para nuestros perritos y poder compartir esa raza maravillosa con nuestros amigos y familiares era un acicate más: todo el que los veía quería uno. Así acabamos con toda la familia camino de Australia. Tuvimos que volver en aviones separados por el límite de mascotas por avión con eso os lo decimos todo. 

Nuestro proyecto Labradoodle Cobberdog De Reinita empezó muy poco a poco gracias a un amigo de nuestro tío que tenía licencia para criar Mastines del Pirineo. Gracias a él pudimos arrancar antes de conseguir todas las licencias… menudo camino ese, licencia de actividad, ambiental, núcleo zoológico, IAE, hacienda, proyecto higienicosanitario… pero sin duda la mejor decisión de nuestra vida. 

Durante todo este tiempo el nombre labradoodle y cobberdog se han extendido por el mundo. Al final su carácter y bondad hacen que sea difícil no enamorarse de ellos. Los últimos años se han desarrollado estándares de raza y asociaciones a las que pertenecemos como la Australian Cobberdog Parent Club o la MBDA; así como la WALA en la que estamos en proceso de aceptación. Nuestros papis y mamis serían de la variante cobberdog, que en realidad es, por así decirlo, un subtipo de labradoodle certificado genéticamente como tal y que ha pasado tantas generaciones que se considera puro de raza. Si bien creemos que el labrador cobberdog da mucha tranquilidad en cuanto a que sus genes están súperestudiados y su carácter y características bien establecidas, un labradoodle de buena genética, aunque no sea cobberdog, es igualmente excepcional. De hecho podríamos decir que un cobberdog es precisamente eso un labradoodle de raza. 

Félix falleció en 2023 pero hasta entonces le visitábamos cada año. Si no fuera por él… nos enseñó a mirar a estos perritos a los ojos y saber qué les pasaba, pero también la importancia de la genética. Mantener la endogamia lejos es superimportante sobre todo para un raza nacida en un lugar tan aislado como Australia. De hecho una prioridad para nosotros, más allá de los estándares de las diferentes asociaciones, siempre ha sido realizar test genético a todos los papis para comprobar que el ADN cumpla perfecto para reproducción y que no haya ningún parentesco entre los papis. 

Con los años hemos ido definiendo nuestra línea Labradoodle Cobberdog De Reinita, desde luego es prioritaria la salud, pero qué vamos a decir… Nuestros labradoodle cobberdog son especialmente bonitos, la proporción que tienen es excepcional, con esa la sensación de robustez esbelta que llamamos nosotros, y ese carácter tan noble que siempre buscamos. 

Genética + Amor es la receta perfecta.  

Nuestro equipo, sí ahora ya somos equipo y eso que tenemos poquitas camadas porque pensamos que si tienes muchos perros es imposible dedicarles el amor que merecen, está compuesto por un veterinario especialista en genética, nuestro etólogo especialista en educación canina y nuestros tres soles que nos ayudan en el día a día dando mucho amor a nuestros perritos. Nosotros hemos seguido con nuestros trabajos porque nunca hemos querido que esto fuera un negocio sino una forma de vida y por eso no hemos dejado nuestros trabajos, porque somos felices viéndolos correr hacia el coche cada vez que llegamos… nos dan tanto…

Gracias por haber querido saber un poquito sobre nosotros: Ahora nos toca saber a nosotros de vosotros, llamadnos, escribidnos o venir a visitarnos, encantados de escuchar vuestra historia. 

¡Bienvenidos a nuestra gran familia de Labradoodles Cobberdog!

TEST GENETICO

En la cria de labradoodles australian cobberdog, la combinación de cariño, medicina, genética y experiencia veterinaria son nuestras bases. Realizamos test genético a todos nuestros adultos, para asegurar la ausencia de endogamia, que están libres de enfermedades congénitas, y que cumplen con la línea marcada para Labradoodle Australian Cobberdog.

    MIEMBROS RSCE

Somos criadores certificados por RSCE, Afijo 24365 De Reinita, nuestro núcleo zoológico es un paraíso a caballo entre la playa y la montaña, disponemos de licencia de cría y actividad según BOE. Contamos con un veterinario genetista y cumplimos con todos los requisitos de los estándares de cría de animales de Happy Dog. Pertenecemos a la ALAA, ALAAE y MBDA Nuestras madres labradoodle cobberdog tienen solo dos o tres camadas en su vida y luego pasan a formar parte de familias con niños que las necesitan. 

    NUESTRA FAMILIA

Para nosotros Labradoodle Cobberdog De Reinita es nuestra familia, no es un trabajo, es una pasión. Yo sigo ejerciendo como médico y Mercedes como cosmeceútica. No queremos depender económicamente de nuestros perritos, son nuestra familia y el motor de nuestras vidas. La verdad es que dedicamos muchas muchas horas a nuestros labradoodles cobberdog, pero porque lo disfrutamos como niños.  

Lo más importante sin duda alguna es que los perritos estén sanos y que se les cuide con cariño y amor. La genética es un pilar esencial para la cría de labradoodle cobberdog, pero sobre todo lo es darles muchos abrazos y que sean felices. Eso también se transmite, se llama epigenética pero preferimos llamarle familia. 

En sus inicios el labradoodle no dejó de ser un cruce realizado generaciones atrás de caniche y labrador buscando unas características concretas: la inteligencia del caniche con la bondad del labrador sumado al pelaje hipoalergénico y el pelo sin muda del caniche. En la actualidad existen labradoodle de vigésima generación, de forma que se ha constituido una raza en sí misma. Es cierto que es tan labradoodle un cruce de primera generación como uno con muchas generaciones transcurridas desde el cruce inicial. En nuestro opinión no es mejor uno que otro, pero por lo general preferimos trabajar siempre con papis que ya sean de muchas generaciones, cuya genética está estandarizada y controlada, estos son los llamados labradoodle cobberdog o Australian Cobberdog, que no dejan de ser labradoodle con un criterio genético concreto que los constituye como un raza pura.

Para que os hagáis una idea cada test genético son 10 páginas de información densa y completa. Hoy en día, esto es imperativo para la cría responsable, no sólo del labradoodle cobberdog sino para cualquier raza. Al someter a nuestros perros a evaluaciones genéticas, mitigamos de manera proactiva el riesgo de enfermedades hereditarias y definimos la línea genética. Este enfoque nos permite confirmar que nuestras líneas labradoodle cobberdog permanecen libres de consanguinidad o enfermedad y de que además cumplen los criterios de ADN marcados por la MDBA, así como la WALA, ALAA, ALAEU y ALA. Todas estas nomenclaturas no dejan de ser asociaciones que velan por el reconocimiento de la raza y que tratar de ayudar a conseguir perros sanos. Debemos reconocer que cada una tiene sus particularidades, pero honestamente son insignificantes, de hecho existe cierta controversia con el tema de llamarlos de un modo u otro: cobberdog, Australian Cobberdog, australian labradoodle o labradoodle sin más… hay una pugna que dará para películas, pero como os decía en nuestra historia nos trajimos dos machos estas navidades, uno de Sidney y otro de Melbourne; el primero venía con certificado de cobberdog y el segundo de australian labradoodle cobberdog, cualquier día el nombre de la raza no cabrá en los certificados. La realidad es que el estudio genético era idéntico. Es un poco como llamar Gran Danés o Dogo Alemán… Da igual el nombre, es el mismo perro, lo importante es que la genética, el carácter, las características… sean las correctas. 

Lo que os podemos decir es que lo tenemos todo bastante controlado. Además, estas pruebas genéticas nos dan conocimientos sobre los rasgos, atributos y salud potenciales de nuestras futuras camadas. Es una pena pero existe un interés económico detrás de estas asociaciones que compiten marcando sus pequeñas diferencias en lugar de abrazar el interés común que es la salud y bienestar de los labradoodle. En todo caso tenemos la suerte de que no vivimos de la cría de labradoodle, así que no necesitamos competir contra otros criadores descalificando bien a los labradoodle, bien a los cobberdog, como hemos dicho a nivel genético y bajo nuestro punto de vista son idénticos siempre y cuando la cría se haga siguiendo las pautas establecidas. 

Por cierto encantados de haceros llegar los test genéticos de los papis de vuestro cachorro, o un ejemplo para que podáis valorarlos. Creemos que la información es fundamental para tomar una decisión tan importante como elegir un nuevo miembro de la familia.

De nuevo, ¡bienvenidos a nuestra familia Labradoodle Cobberdog! No somos solo criadores; estamos aquí para formar parte de vuestras vidas, para ayudaros a entender a vuestro perrito y para que nos mandéis muchas fotos cuando se vaya haciendo mayor. Queremos compartir sus momentos de alegría, recibir fotos, videos… al final ha nacido en nuestras manos y es muy bonito ver como se ponen guapos.

Pensad que cuando os lleváis un Labradoodle Cobberdog a vuestra casa os estáis llevando un trocito de nuestra familia, así que pasáis a formar parte de nuestra familia. 

Otro elemento importante, de hecho queremos convertir esto en una norma global obligatoria para todos los criadores. Si la vida os presentara un desafío y os veis incapaces de cuidar a vuestro Labradoodle Cobberdog, ya sea por razones de salud, trabajo o personales, nuestras puertas siempre están abiertas. Nuestros Labradoodles Cobberdog siempre pueden regresar a nuestra casa. Esto no es solo un compromiso con vosotros; es una promesa para ellos, una garantía de que tienen un hogar para siempre con nosotros.

Tema legal: Realizamos contrato, factura de compra, todo ordenadito, se entregan los test genéticos de los papás a todo aquel que los quiera, así como instrucciones para casa, también instrucciones para el veterinario. Y desde luego se entregan microchipados, vacunados y desparasitados.

Nuestro contrato incluye garantía vírica y genéticas según marca ley.

Futuras Camadas: Esto es algo más emocional que otra cosa y lo hacemos porque nos habría gustado hacerlo con todos los perritos que como mascota formaron parte de nuestra vida. Si en el futuro queréis que vuestro  Labradoodle críe, pueden hacerlo bajo nuestro núcleo zoológico. Puede sonar como un pequeño detalle ahora, pero cuando os enamoréis de él o ella es posible que queráis que el próximo miembro de la familia sea el hijo de vuestro querido Labradoodle.

Así que, bienvenidos a la vida con Labradoodle Cobberdog. Somos unos rolleros, pero esto es más que un viaje; es una historia de amor, confianza y felicidad.

Labradoodle vs. Cobberdog vs. Goldendoodle vs. Poodle vs. Doodles vs. Caniche

La verdad es que es imposible elegir. Que nadie critique a ninguno porque nos lo comemos!! Todos los perros son maravillosos, todos, da igual la raza y condición! 

Lo primero que hay que entender es que un labradoodle un goldendoodle y un australian cobberdog son todos casi lo mismo siempre y cuando hablemos de padres originarios de calidad y con excelencia en su genética. Exactamente, que no os intenten decir que uno es mejor que otro. A nivel genético son idénticos siempre y cuando sean cruces correctos, después os explicaremos  esto. 

Para que lo sepáis, en australia, que es donde se inicia la raza, no existe el golden, existe el labrador de pelo corto y el labrador de pelo largo. Por eso labradoodle engloba el antecesor labrador, da igual de pelo largo o corto porque el manto (pelo) dominante es el del caniche. De hecho en España se les llama Golden Retriever y Labrador Retriever, y de ahí labradoodle y goldendoodle, pero al final son las dos variantes de Retriever y ellos le llaman a todo labrador. 

Pasamos a tema cruces, esto ya es para dar una clase larga, pero grosso modo, el primer labradoodle que nació era papá caniche (poodle) y mamá labradora, eso sería lo que llamamos F1. Un F2 sería de dos padres F1 y así sucesivamente. Lo que no debo hacer es cruzar un F1 con un F2 o F3. En cambio un F10 o sucesivo se puede cruzar con cualquier F. Nuestros papis son F consolidado o F infinito, que es lo que se tiende a llamar cobberdog porque después de tantas generaciones ya tiene un genética concreta que se puede controlar. Si bien es cierto, como hemos dicho, que un buen F1 tiene una genética idéntica a un F consolidado siempre y cuando los papis del F1 sea de raza pura. 

Ahora por qué surge la denominación Australian Cobberdog. Al final no deja de ser un nombre que se ha dado a los labradoodle de cruce consolidado. El motivo de que se haya dado este nombre a los labradoodles en Australia viene de los grandes problemas que se produjeron al inicio de la raza, se puso de moda y las modas siempre son malas. Como había pocos Labradoodles se comenzaron a mezclar hembras labradoodle con machos labrador o machos labradoodle con hembras labrador. La causa era que había pocos y sino la endogamia habría acabado con la salud de las camadas. Al final veías labradoodle de diferentes morfologías y de genética que nada tenía que ver con el original. Esto suponía un problema de salud para los cachorros y por eso se trató de crear un nombre, el de Australian Cobberdog, que solo incluyera a los que cumplieran los cruces correctos por así decirlo. Sin embargo como todo cuando se restringe mucho se produjo un efecto contraproducente. Como para pertenecer a esa denominación había que conseguir demostrar que el papá y la mamá eran labradoodle acabó produciéndose mucha mucha consanguinidad, por tanto endogamia y de nuevo problemas de salud. Lo que se hizo fue volver a la base, crear ejemplares sanos F1 y volver a empezar por así decirlo. De ahí la importancia de los test genéticos, además de que a día de hoy, que han pasado algunas décadas de todo esto, a nivel genético un australian cobberdog y un labradoodle son idénticos en genética, en carácter, en todo, son el mismo perro. Es parecido a hablar de Gran Danés o Dogo Alemán, o de Wiemaraner o Braco de Weimar o de Caniche o Poodle. Son denominaciones por zonas geográficas pero sin variación en el animal. Lo que es una pena es que por marketing hay quien emplea uno u otro como arma arrojadiza, lo cual es realmente muy triste. Lo importante es que tengamos el test genético que cumpla el estándar de raza en cuanto a codones etc, el nombre Australian Cobberdog,  Labradoodle, Goldendoodle o Doodle da igual. 

Hablando de sutiles diferencias, hablemos de las líneas. Por eso estamos completamente a favor de las videollamadas o visitas personales, porque igual que hay labradores más gorditos, más cabezones, más altos, más bajos, lo mismo ocurre con el Labradoodle. A nosotros nos gustan esbeltos, con mirada de persona y con mucho mucho pelo

En cuanto al tema de alergias y demás volvemos a lo mismo es igual de hipoalergénico un labradoodle que un goldendoodle que un cobberdog. La clave una vez más una buena genética. 

Si este tema os suscita dudas: llamadnos!! encantados de ayudaros y resolver todas vuestras dudas!!

Nuestra opinión ha ido cambiando con los años y la experiencia. Al final la información es poder. La gente que opina que no es correcto tratar de mejorar una raza suele ser por desconocimiento. Algo que debemos saber es que el 90% de las razas de hoy surgieron del cruce de razas en los siglos XVI, XVII y XVIII.  Boxers, Weimaraners, Gran Danés, Teckel, Pastor Alemán, Dachshunds: a menudo se consideran de raza pura, pero todos han sido resultado de buscar una característica concreta de cada papá. Lo cierto es que tiene sentido mezclar dos razas cuando se busca algo concreto y en el caso de los Labradoodle está claro, buscamos un labrador al que no se le caiga el pelo: ideal.

Al final la genética y la experiencia marcan la evolución de una raza. Es curioso como a perros de pura raza como el Mastín del Pirineo que criaba mi tío ha habido que introducirles cruces con otras razas como el mastín polaco porque el nivel tan elevado de endogamia alcanzado ponía en peligro a la especie. Otras razas como el pastor Alemán ha tenido que recurrir a sus antecesores, los pastores Belgas, para conseguir recuperar la salud. 

Cualquier duda al respecto, encantados de ayudar!

 

La  adopción de un Labradoodle es única para cada persona y debe adaptase a ti, cada uno tiene sus inseguridades y miedos y se trata de ayudarte antes durante y sobre todo después de dar el paso. Te invitamos a conocernos, ya sea en persona, a través de videollamadas o de cualquier manera que te convenga. 

Lo más habitual es que no tengamos cachorritos disponibles cuando hablemos, aunque preguntadnos porque tenemos muchos futuros papis que piden financiación externa y hay veces que si no se la aceptan el bebote labradoodle queda disponible en el último momento. Lo más habitual es reservar a vuestro futuro compañero de vida al nacer, o incluso antes. Hacemos videollamada para ver a los papis y a los cachorritos y se suele hacer por transferencia el importe de la reserva. A la hora de elegir vamos por orden de reservas. Si por lo que sea en ese momento no os enamora el que os corresponda no pasa nada, pasamos a la siguiente camada. Si bien es cierto que el carácter de todos nuestros cachorros es muy similar, nuestro etólogo os puede guiar si tenéis alguna necesidad especial.

Cuando llega el día de la entrega… Es como una primera cita adolescente, ver al fina tu labradoodle cobberdog es una life experience. Puedes venir en persona y recoger a tu cachorro, conocernos, conocer a sus papis… Si por logística o tiempo no puedes venir seremos nosotros en persona quienes te lo llevaremos. No empleamos empresas externas porque no nos fiamos. No de las empresas en sí, sino de con qué otros perritos viaja. Lo sentimos pero son como nuestros hijos o van con nosotros o con vosotros o nada. Hemos llevado cachorros a destinos como Estados Unidos, Australia, Perú y más allá. Hoy en día es mucho más fácil, según el país debemos presentar unos documentos que prepara nuestro veterinario pero al final es sencillo. 

Cuando se trata de Labradoodles, el tamaño es como el color, una cuestión de preferencia personal. El Labradoodle ofrece una amplia gama de tamaños, más allá de nombres MiniToy, Toy, Medium, Standard y Giant Labradoodles… lo importante es hablar con vosotros, saber qué queréis, dónde va a vivir, si tenéis hijos, si os gusta la montaña o navegar… Es mejor hablar con vosotros que buscar un nombre porque lo importante es tener en cuenta que estos términos de tamaño pueden variar entre criadores porque no están estandarizados. Un labradoodle cobberdog mini para la WALA no es igual que para la MBDA. También deciros que el peso no es tan importante como otras características como la altura de cruz. Nuestro labradoodle cobberdog son más atléticos y menos pesados, no por nada sino porque nos parecen más bonitos así y porque les aporta más salud. Si para la misma cruz el perro pesa menos implica que sea más funcional, más ágil, más veloz… se ve muy bien en los labradores retriever, hay algunos que se ven como pesados sin estar con sobrepeso, pero su constitución es así. Nosotros siempre hemos ido más hacia la línea de porte más atlético. 

El resumen más sencillo sería: quieres algo pequeño: minitoy sin duda. quieres un tipo labrador retriever como el que ves por la calle pero más elegante y menos pesado, el labradoodle cobberdog estándar es tu elección. Y si quieres algo grandote y peludo entonces vamos a por el gigante. Hay que decir que al final son animales y que si bien suelen estar en los pesos que os adjuntamos ahora no todo depende de la genética, sino también de tema hormonal, 

Nuestra recomendación ante la duda siempre es: quieres pequeño: labradoodle cobberdog  minitoy, quieres no pequeño: estándard. ¿Vas a ir en avión? minitoy ¿Quieres que ayude a proteger la casa? labradoodle cobberdog estándar… aquí lo importante es hablar con vosotros y ayudaros a elegir. Dicho lo cual no hay decisiones correctas y al final a día de hoy más del 50% de papis acaba repitiendo y viene a por un hermanito para su perrito. 

Un poco más técnico L¡los Labradoodles MiniToy, son nuestra línea más pequeña, pesan alrededor de 3 kg, mientras que los Toy Labradoodles generalmente tienen un rango de peso de 5 a 7 kg. Si buscas un compañero un poco más grande, los Labradoodles Medianos podrían ser tu elección, con pesos que van desde los 10 hasta los 15 kg. Por otro lado, los Labradoodles Standard se encuentran dentro del rango de 25 a 30 kg. Para aquellos que buscan un amigo peludo aún más grande, los Labradoodles Gigantes pueden pesar entre 40 y 60 kg.

El peso a veces puede ser engañoso, influenciado por factores como la dieta, el ejercicio…  La elección final debe estar en línea con tu estilo de vida y preferencias. Como os hemos dicho nuestros favoritos personales son los MiniToy y los Standard, aunque cada uno puede ser una opción fantástica para la familia correcta. De hecho la mayoría de nuestras camadas van hacia ese sentido, porque suele ser el preferido también de los futuros papis. 

 

Los Labradoodles Cobberdog, y los labradoodle en general son adorables, cariñosos, y sin duda una opción muy interesante como perros de terapia. Debemos decir que cuando hablamos de perros de terapia lo habitual es pensar en niños pero desde luego también en adultos. En el caso de los niños trabajamos principalmente de cara a autismo, TDAH, ansiedad u otras dificultades. Los Labradoodles tienen una capacidad única para conectar y comunicarse a un nivel profundo. Lo mismo ocurre con las personas mayores, la compañía de un animal de este tipo puede ser invaluable. 

Lo cierto es que cualquier perro puede ser una gran ayuda, en nuestra experiencia el labradoodle cobberdog se adapta muy bien, pero lo cierto es que la clave radica en el poder del entrenamiento personalizado que se adapte específicamente a las necesidades de tu familia. Nuestro etólogo hablará con vuestro psicólogo o neurólogo para alinearnos en la formación del cachorro. Este proceso puede durar desde 2 meses hasta 2 años, según las necesidades únicas que busques abordar. En promedio, el proceso generalmente lleva alrededor de 6 meses, aunque esta línea de tiempo es completamente adaptable a tus circunstancias individuales.

Ya sea proporcionando apoyo emocional, ayudando en la terapia sensorial o asistiendo con desafíos específicos, nuestro entrenamiento intenta adaptarse aunque es cierto que el grueso del mismo es común, buscando un cachorro bien adaptado y socializado que tenga claras las instrucciones básicas y aporte en positivo a la familia. 

Que sepáis que la investigación muestra que las interacciones con perros de terapia pueden reducir el estrés, la ansiedad e incluso el dolor en los niños y adultos, promoviendo el bienestar emocional. Abrazar a tu perro, sea cual sea, puede ser la mejor terapia en momentos difíciles. Además son generadores de sonrisas, cuando paseas a estos principitos y princesas la gente te mira y te sonríe. 

 

En el ámbito del apoyo emocional, los Labradoodles Cobberdog son extraordinarios. El nivel de inteligencia emocional de estos perritos es tan elevado que facilita mucho su uso como perro de terapia. Son capaces de percibir nuestro estado emocional y de reaccionar ante él. 

Cada vez son más los estudios que han demostrado ser útiles en depresión, ansiedad y estrés. Un estudio reciente refleja que son especialmente valiosos para las mujeres en el período posparto, ayudando en la lucha contra la depresión después de dar a luz y disminuyendo la ansiedad en ese período. Los Labradoodles tienen la capacidad única de percibir el estado emocional de sus dueños, ofreciendo una presencia constante y reconfortante que puede aliviar sentimientos de aislamiento y ansiedad.

Otro tema duro de enfocar es el duelo. Una pérdida puede ser un viaje increíblemente solitario, los Labradoodles tienen una capacidad notable para brindar acompañamiento. Su cabeza encima de nuestra rodilla o tumbados a nuestros pies… ese amor incondicional y apoyo sin prejuicios es muy positivo en estos contextos. Insistimos en que cualquier perro es útil en este tipo de contexto, pero el labradoodle cobberdog con su naturaleza gentil y su compañía constante pueden ofrecer una presencia reconfortante en momentos de duelo, ayudando a las personas a navegar por el complejo proceso de sanación.

Los Labradoodles también sirven como aliados sólidos durante períodos de enfermedad. Ya sea recuperándose de un procedimiento médico, una cirugía o gestionando una condición crónica, estos perros ofrecen un apoyo emocional inquebrantable. Su presencia puede aliviar sentimientos de soledad, reducir el estrés e incluso impactar positivamente el proceso de curación.

Si tú o un ser querido están buscando un Labradoodle para proporcionar apoyo emocional… la respuesta es que cualquier perro os va ayudar. Creemos que el labradoodle es especial, pero eso no quita para que cualquier ayuda va a ser positiva. 

El eterno debate sobre si un Labradoodle Cobberdog macho o hembra es la elección adecuada para tu familia.

Cuando se trata de afecto, inteligencia y compañía, ambos géneros están en igualdad de condiciones. Grosso modo nosotros recomendamos macho, aunque parezca mentira son más afectivos que las hembras, pero hay que hablar con vosotros y ver qué os nace, qué tenéis en mente y qué os ilusiona. Es verdad que el tema de los celos y el embarazo psicológico hacen que la hembra sea inicialmente menos atractiva pero es bien cierto que el celo tampoco es algo demasiado importante porque son perros muy limpios, y el tema del embarazo psicológico es algo que aparece de forma poco habitual. 

La inteligencia es un rasgo inherente compartido por todos los Labradoodles, independientemente del género. Estos perros notables son conocidos por su capacidad para aprender, adaptarse y comprender, lo que los convierte en compañeros brillantes para todos los aspectos de la vida. Cada perro tiene una forma única de expresar su amor, lo que hace que la experiencia sea realmente especial. Los Labradoodles Cobberdog machos y hembras están igualmente preparados para aprender comandos, resolver rompecabezas y responder a tus señales.

Podéis venir a conocernos sin problema, verlos, tocarlos, jugar con ellos es sin duda la respuesta para saber con qué os sentís más felices, aunque insistimos en que no hay elecciones correctas. 

 

Todo un mundo y ojo no hay elección correcta. Nuestros favoritos son los chocolates y los apricot o rojos! Pero… lo cierto que todos son muy bonitos, nuestra sugerencia: uno de cada color. 

La gama leonada va del Champagne al Rojo. Los chocolates son para verlos en persona, igual que los negros… No os podemos decir nada, ni recomendar. Hay modas, pero lo que es seguro es que ninguno es mejor que otro. 

Por rizar el rizo y cogiendo un texto de un casi poeta de los colores de perro…

El Labradoodle rojo clásico irradia calidez y energía. Con tonalidades que van desde el caoba profundo hasta el cobre vibrante, estos perros son tan vibrantes como cariñosos.

Los Labradoodles albaricoque muestran una hermosa mezcla de tonos dorados y melocotón, irradiando una elegancia y dulzura que coincide perfectamente con su naturaleza amigable.

Los Labradoodles negros desprenden un aire de sofisticación y misterio. Su apariencia llamativa se combina con sus personalidades juguetonas e inteligentes.

Chocolate: El Labradoodle Cobberdog chocolate es una cosa especial, son preciosos, son delicados, y si los pruebas saben a chocolate! Son bien preciosos. 

Mágico Merle Fantasma: El Labradoodle merle phantom es una obra de arte en pelaje. Con un color de base y un patrón merle superpuesto, crean un mosaico hipnotizante que es un verdadero deleite para los ojos.

Maravilla Arlequín: Los Labradoodles arlequín muestran una intrincada mezcla de colores, pareciendo una hermosa tapicería de tonos. Sus patrones de pelaje únicos los hacen destacar entre la multitud.

Cada tono y patrón lleva su propio encanto y atractivo. El aspecto más importante es la conexión que compartes con tu amigo peludo. Su lealtad, inteligencia y cariño no están definidos por su pelaje, sino por su corazón.

Muy poético ¿verdad? al final tiene que ser lo que os apetezca, lo que os ilusiones, lo que tengáis en vuestros sueños… ya os decimos que chocolate y rojo son nuestro favoritos pero… cuando ves un negro bonito o descubres un merlé de cara angelical… venid a verlos!! 

El valor de los Labradoodles Australian Cobberdog: Pruebas genéticas, transparencia, socialización y cría responsable.

Entendemos que cada familia tiene su presupuesto, y el esfuerzo que supone adquirir un cachorro. Somos honestos, los nuestros no son económicos, los test genéticos y tener un trabajador por cada 5 adultos como marca happy dog encarece el precio, pero te da cierta seguridad en salud y sobre todo en socialización. Tener un perro sano y bien socializado marca la diferencia entre disfrutar de tu labradoodle o que no termine de ser como esperabas. Es cierto que el labraddodle cobberdog es un perro muy fácil de educar pero eso no hace que no sea imperativa la buena educación y socialización desde las primeras semanas de vida. Un perro con confianza en sí mismo, bien socializado, bien trabajado marca la diferencia. 

En el precio que os proporcionamos se incluye el IVA, se os proporciona contrato de garantías víricas y genéticas como marca la legislación actual.  En conclusión, cuando inviertes en un Labradoodle Cobberdog, estás invirtiendo en más que una simple mascota. Estás dando la bienvenida a un compañero leal que traerá una alegría inmensurable a tu vida. Asegúrate de preguntar sobre las pruebas genéticas, pedir una factura completa, entender el contrato y elegir un criador con las licencias adecuadas.

Vamos a abordar un tema que conlleva sensibilidad y controversia potencial, lo hacemos con una profunda comprensión de las emociones que puede evocar. Antes de seguir y mojándonos en opinión: NO RECOMENDAMOS CASTRAR A UN LABRADOODLE, NO RECOMENDAMOS CASTRAR A UN COBBERDOG, NO RECOMENDAMOS CASTRAR A UN AUSTRALIAN COBBERDOG. Y mucho menos hacerlo en edad pediátrica, cuando el perrito se está desarrollando. Los centros que practican esta opción priorizan su interés personal a la hora de impedir la reproducción del labradoodle por encima de la salud del perro. Para nosotros lo primero es la salud del cachorro y una castración implica una anestesia general, algo nada positivo ni necesario para un cachorro. De hecho conocemos adultos castrados en este tipo de centros en edad pediátrica y siempre decimos que les vemos como la mirada triste, seguramente es una cuestión nuestra por saber que están castrados, pero sí que es cierto que al final estás creando una menopausia precoz y una andropausia precoz a esos cachorros que repercute en la mineralización de los huesos. Por meter más el dedo en la llaga, entendemos que es una forma arcaica de buscar relajar el carácter de un perro, además de que con una buena socialización y educación correcta la castración carece de todo sentido y en cualquier caso debe ser individualizada y decidida por un veterinario una vez completado el desarrollo sexual del perro, y no algo indiscriminado de aplicación sistemática.  Como médico y amante de los animales me parece algo muy poco profesional y que como decía prioriza el negocio de vender labradoodle por encima del bienestar del animal.

Cuando hablamos de esterliziación en edad adulta el enfoque es diferente y debe ser consenso con vuestro veterinario si bien abogamos por la no esterilización de los labradoodles ya que si han sido bien socializados y tienen una buena genética no aporta beneficios concretos.

En el labraddoole cobberdog, debido a la dificultad que presenta el traer ejemplares de alta calidad de Australia, la tendencia de esterilizar a estos perros ha sido alta como mecanismo de evitar la competencia, dado que a nivel de carácter no es algo importante y menos en un cachorro. Personalmente, médicamente y como criador nos parece un barbaridad someter a castración a un cachorro con una anestesia general y una serie de riesgos innecesarios además de estar creando una menopausia precoz en el caso de las hembras, con las secuelas que ello conlleva.

Sostenemos firmemente la creencia de que ningún cachorro debe ser esterilizado hasta que su crecimiento físico esté completo. La anestesia a una edad temprana conlleva riesgos inherentes, y permitir que su equilibrio hormonal evolucione naturalmente hasta su plena madurez es primordial.

Dependiendo del tamaño, recomendamos esperar: alrededor de un año para los Labradoodles Toy, aproximadamente un año y medio para los Labradoodles de tamaño mediano y hasta los dos años para los Labradoodles Gigantes. Estas pautas de edad representan nuestras recomendaciones mínimas. 

Quizá  uno de los temas más importantes a la hora de valorar tener un perrito es la posibilidad de que a nosotros o nuestros hijos nos produzca alergia. 

El Labradoodle Australian Cobberdog,  es un perro denominado hipoalergénico, pero ¿por qué? ¿qué significa que un labradoodle sea hipoalergénico? eso vamos a analizar. Por profundizar en un punto concreto la MBDA y WALA defienden que los Australian Cobberdog son el suytidpo de labradoodle que menos alergia da, sin embargo no existe ningún estudio que lo acredite. Bajo nuestra opinión si comparamos un labradoodle de genética correcta con un cobberdog el potencial alergogénico es igualmente muy bajo. 

Comencemos por ser sinceros: no existen perros que no produzcan alergia y por algo importante: cada persona puede tener un nivel muy diferente de alergia. La alergia a perros se produce principalmente por tres elementos: saliva, descamación superficial de la piel, y pelo. Hay otros como la orina o determinadas proteínas del macho y la hembra, pero los principales son esos tres. 

En el caso del labradoodle cobberdogla alergia por pérdida del pelo, igual que ocurre al caniche, es mucho menor debido a que no pierden pelo de forma importante. Decir que no pierden nada es mentira, serían como una persona, no hay una muda pero sí una caída tan leve que no llega a apreciarse ni a ser relevante ni en términos de higiene ni de alergia. El segundo punto de alergia a perro sería la descamación de la piel. De forma fisiológica los perros, igual que las personas pierden las células de la epidermis que mueren, esto forma parte del funcionamiento del estrato córneo y esas escatimas pueden dar alergia. Esto es especialmente frecuente en cachorros, ya que al estar creciendo su piel va a ir estirándose aumentando el recambio celular. Esta alergia es la más frecuente, en el caso del labradoodle cobberdog igual que en el del caniche el doble manto y el tipo de folículo hace que la pérdida de estas escamitas sea menor. En caso de que igualmente produzca algún tipo de alergia leve tipo eritema existen champús antialérgicos que eliminan ese especia de caspa para minimizar su presencia de el cachorro o el adulto. El último tipo de alergia sería a la saliva del perro, en el caso del labradoodle cobberdog su saliva no varía de forma sustancial respecto a otros perros. Sin embargo, es un tipo de alergia con poco potencial y que suele ser tolerada incluso por personas con un nivel de alergia importante. 

Es importante señalar que existen vacunas para la alergia canina cubiertas por la seguridad social y que permiten mejorar mucho la interacción con cualquier raza. El labradoodle cobberdog es ideal para personas alérgicas pero nadie puede asegurar un 100% de no alergia, lo ideal es que vengáis a conocerlos, interactuéis con ellos y veáis cómo responde vuestro cuerpo. 

Globalmente los labradoodle cobberdog son perros sencillos en el manejo, son muy nobles y lo cierto es que todo les parece bien. 

Los puntos clave: Primeros días, muy importante seguir el proceso de socialización y dejarlo solo al menos 2 horas por la mañana y por la tarde. Esto aporta autoconfianza y evita la creación de un hipervínculo con sus nuevos papis. Pensad que el entorno es nuevo, los olores… se siente inseguro y si estáis todo el rato con él entiende que esta protegido por vosotros pero no le permitís comprender que esta en un lugar seguro. Segundo punto: pienso y agua disponible por la noche y por el día. Si ha comido mucho ya no le ponemos más pero regla general primera semana a demanda. En cuanto a paseos y horarios se amoldan muy bien vuestras necesidades. Por lo general no pasa nada porque esté hasta 10 12 horas solo, nuestra recomendación es dejar una web cam para estar tranquilos y ver a nuestro pequeñín. 

Como consejos más específicos.

1. Alimentación del Labradoodle: El Labradoodle Cobberdog necesita una dieta equilibrada que incluya proteínas de alta calidad, grasas saludables y carbohidratos complejos. Por lo general recomendamos alimentarlo con comida seca de alta calidad formulada para perros medianos a grandes, hay muchas marcas excelentes os recomendaremos específicamente para vuestro caso. Las porciones deben adaptarse a su nivel de actividad y edad. Es importante evitar los alimentos nocivos para los perros, como el chocolate, las uvas y las cebollas. Las dietas húmedas para labradoodle son una buena opción con carne y verdura que llegan congeladas a casa, sin embargo pueden ser difíciles de mantener en el largo plazo y sobre todo en viajes o similares.

2. Ejercicio del Labradoodle Cobberdog: Su nivel de actividad se adapta muy bien a los dueños. Les encanta jugar, el agua, echar unas carreras y disfrutan de paseos largos, pero no es algo impresicindible en el día a día. 

3. Cuidado del pelaje del Labradoodle Cobberdog: Recomendamos cepillar su pelaje al menos dos veces por semana para prevenir nudos. Bañar a tu Labradoodle una vez al mes es perfecto, pero hay quien prefiere hacerlo cada menos tiempo igual que puede bañarse cada más tiempo. Os recomendaremos champú específico para vuestro perrito. Lo más importante es secar bien su pelaje después del baño para evitar problemas de piel. También es cierto que lo normal es llevarlos cada tres meses de media a la pelu para que vayan perfectos. Un labraddodle cobberdog va a la pelu dos tres veces al año aunque depende de cómo os guste más llevarlo. 

4. Cuidado de las uñas y orejas del labradoodle: Lo más importante son las orejitas, limpiándoselas cada quince días, las uñas cada dos meses o en la pelu. 

5. Entrenamiento y socialización del cobberdog: El Labradoodle es inteligente y ansioso por complacer, por lo que el entrenamiento de obediencia es fundamental. Comiénzanos con ello desde cachorro con el entrenamiento de órdenes básicas y socialización con personas y otros animales. Después vosotros debéis usar refuerzos positivos, como golosinas y elogios, para motivar y recompensar buenos comportamientos.

6. Visitas al veterinario de un labradoodle cobberdog: Con un par de veces al año suele ser suficiente. Para desparasitar controlar vacunas etc. 

7. Interacción familiar: El Labradoodle es conocido por ser cariñoso y leal hacia su familia. Pasar tiempo de calidad juntos fortalecerá el vínculo emocional. 

De todos modos cuando vayáis a ser papis os mandaremos un dosier con toda la información pormenorizada y detallada para que os lo estudiéis todo y de hecho os daremos literalmente instrucciones de uso.